PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

Manifiesto de Girona sobre derechos lingüísticos

Bruno Martins 25865

Desarrollado por el Comité de Traducciones y Derechos Lingüísticos, el Manifiesto de Girona es un documento de diez puntos diseñado para ser traducido y difundido ampliamente como una herramienta para defender la diversidad lingüística en todo el mundo. En 77a Congreso del PEN Internacional, la Asamblea General aprobó el Manifiesto.

Los miembros de PEN se han traducido el Manifiesto a varios idiomas, le animamos a que traducirlo a su propio y seguir creando conciencia sobre la necesidad de proteger y promover la diversidad lingüística.

1. La diversidad lingüística es un patrimonio de la humanidad, que debe
ser valorado y protegido.
2. El respeto por todas las lenguas y culturas es fundamental en el proceso
de construcción y mantenimiento del diálogo y de la paz en el mundo.
3. Cada persona aprende a hablar en el seno de una comunidad que le da
la vida, la lengua, la cultura y la identidad.
4. Las diversas lenguas y las diversas hablas no son sólo instrumentos de
comunicación; también son el medio en el que los humanos crecen y las
culturas se construyen.
5. Toda comunidad lingüística tiene derecho a que su lengua sea utilizada
como oficial en su territorio.
6. La enseñanza escolar debe contribuir a prestigiar la lengua hablada
por la comunidad lingüística del territorio.
7. El conocimiento generalizado de diversas lenguas por parte de los
ciudadanos es un objetivo deseable, porque favorece la empatía y la
abertura intelectual, al tiempo que contribuye a un conocimiento más
profundo de la lengua propia.
8. La traducción de textos –particularmente de los grandes textos de las
diversas culturas– representa un elemento muy importante en el necesario
proceso de mayor conocimiento y respeto entre los humanos.
9. Los medios de comunicación son altavoces privilegiados cuando se trata
de hacer efectiva la diversidad lingüística y de prestigiarla con competencia
y rigor.
10. El derecho al uso y protección de la lengua propia debe ser reconocido por
las Naciones Unidas como uno de los derechos humanos fundamentales.