PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

Cuba: Acoso y detención de escritores y periodistas exponen una renovada ola represiva

lunes 2 septiembre 2019 - 5:33pm

Cuba Street

Update - 10 enero 2020

Actualización del caso de Jorge Olivera Castillo

El poeta y presidente del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC), Jorge Olivera Castillo, y su cónyuge, la activista y feminista Nancy Alfaya, han sufrido una serie de multas y arrestos desde el 14 de agosto de 2019 por la policía política; situación que se ha agravado en las últimas semanas por ejercer acciones pacíficas en favor de los derechos humanos.

El 9 de enero de 2020, Olivera denunció en redes sociales que un operativo policial le ha impedido salir de su casa, mientras que el 10 de diciembre de 2019, la pareja fue detenida, como un supuesto castigo a quienes celebraron el Día Internacional de los Derechos Humanos en Cuba.

Asimismo, el pasado noviembre el poeta cubano denunció que la policía política le impidió salir de su casa en al menos 10 días sin ninguna orden judicial.

PEN Internacional y el Centro PEN de Escritores en el Exilio continúan monitoreando la situación y externa su preocupación y renueva su llamado a las autoridades cubanas para que detengan el asedio en contra de escritores y periodistas.

Update - 4 septiembre 2020

El 4 de septiembre de 2020, el abogado, escritor y periodista Roberto de Jesús Quiñones Haces fue liberado en Guantánamo, Cuba. Se encontraba en prisión desde el 11 de septiembre de 2019. Fue condenado injustamente por los supuestos delitos de desobediencia y resistencia por realizar su trabajo como periodista independiente.

Londres, 29 de agosto de 2019 - Las detenciones de los periodistas Ricardo Fernández Izaguirre y Roberto de Jesús Quiñones Haces son una muestra del recrudecimiento de las políticas cubanas relacionadas con la libertad de pensamiento, acceso a la información, expresión y de culto en Cuba, declararon hoy el Centro PEN de Cuba en el Exilio y PEN Internacional, y hacen un llamado a las autoridades cubanas para que se detenga la criminalización a periodistas, artistas, intelectuales y escritores.

El periodista, poeta y abogado Roberto de Jesús Quiñones Haces fue detenido y golpeado por agentes de la policía política el 22 de abril de 2019 mientras realizaba la cobertura informativa de un juicio para el medio CubaNet, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). Quiñones fue liberado cinco días después y le fue impuesta una multa. Cuando el reportero se negó a pagar la multa, una nueva causa penal le fue impuesta y el 7 de agosto de 2019, el Tribunal de Guantánamo lo sentenció a un año de cárcel por los delitos de “resistencia” y “desobediencia”. Aunque Quiñones Haces ha presentado pruebas en favor de su caso y solicitó un nuevo juicio, el 19 de agosto, el Tribunal rechazó tanto las pruebas como la celebración de un nuevo juicio, y este 27 de agosto el Tribunal ratificó su sentencia, de un año de privación de libertad en la modalidad de trabajo correccional con internamiento emitida en su contra. PEN pide a las autoridades que garanticen que su sentencia no está relacionada con su periodismo.

En su informe especial sobre la situación de la libertad de expresión en Cuba, La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) observó que, “durante décadas el Estado cubano ha organizado la maquinaria institucional para silenciar voces ajenas al régimen, reprimir a periodistas independientes, así como a artistas o a ciudadanos que buscan organizarse para articular sus demandas; en todo ese tiempo el Estado ha mantenido el monopolio sobre los medios de comunicación social”. Entre las tácticas represivas utilizados por las autoridades cubanas son amenazas, citaciones, interrogatorios, detenciones arbitrarias, allanamientos y decomiso de equipos periodísticos u otros bienes, y la limitación arbitraria de la libertad de movimiento. Entre los periodistas hostigados por ejercer sus derechos a las libertades de expresión y asociación son Ricardo Fernández Izaguirre y Jorge Olivera Castillo.

El 14 de agosto de 2019, la policía política detuvo al poeta y periodista Jorge Olivera Castillo junto con su esposa, la defensora de derechos humanos Nancy Alfaya Hernández. Según un artículo escrito por Olivera Castillo y publicado en CubaNet, fueron detenidos por cinco horas luego de asistir a un evento cultural organizado por el Comité Ciudadanos de Integración Racial y el Club de Escritores y Artistas de Cuba. Olivera Castillo informó que le impusieron una multa de 100 pesos. Olivera Castillo se encontraba entre 35 escritores, periodistas independientes y bibliotecarios que fueron arrestados como parte de una ofensiva gubernamental contra presuntos disidentes que empezó el 18 de marzo de 2003, y en la que 75 personas en total fueron detenidas y juzgadas.

Ricardo Fernández Izaguirre, reportero independiente, residente en la ciudad de Camagüey, colaborador de los medios de comunicación 14ymedio y La Hora de Cuba, así como de la página Solidaridad Cristiana Mundial –una organización dedicada a la promoción de la libertad de culto– fue detenido el 12 de julio en La Habana al salir de la sede del Movimiento Damas de Blanco, una organización conformada por familiares de presos políticos, cuyas protestas son pacíficas y en favor de sus prisioneros. La policía local lo detuvo por el supuesto delito de “estancia ilegal” en La Habana, según decía una carta de advertencia, misma que el reportero se negó a firmar. Fernández Izaguirre fue liberado nueve días después de su detención y cree que dicha carta y su detención son arbitrarias, ya que él no estuvo ni 24 horas en la capital cubana, además de que las deportaciones internas han sido una constante amenaza para periodistas y defensores de derechos humanos.

“La represión en contra de los creadores cubanos en la actualidad, con mayor énfasis en periodistas independiente y blogueros, se recrudece, ya que emana y se sostiene gracias a la política represiva instituida a todos los niveles de la sociedad cubana”, declaró la junta directiva del Centro PEN de Escritores Cubanos en el Exilio.

PEN Internacional y el Centro PEN Cubano de Escritores en el Exilio condenan las detenciones arbitrarias a las que han sido sometidas intelectuales, escritores, artistas y periodistas, y hace un llamado urgente a las autoridades cubanas a cumplir con sus obligaciones bajo el derecho internacional como firmante del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que asegura la libertad de expresión, el derecho de no ser detenido arbitrariamente y el derecho de un juicio justo. Como firmantes a este Pacto las autoridades están obligados a abstenerse de actos en virtud de los cuales se frustren el objeto y el fin de un tratado.