PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

Honduras: La sentencia a Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa debe ser revocada

jueves 24 septiembre 2020 - 4:20pm

Cesario Alejandro Felix Padilla Figueroa

RAPID ACTION NETWORK

22 de septiembre de 2020

RAN 09/20

PEN Internacional pide la revocación de la sentencia al periodista Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa, que estuvo disponible tres años después del juicio en el que fue condenado por hacer uso de su libertad de expresión.

La sentencia acusa a Cesario Padilla, miembro de la junta directiva del centro PEN Honduras, por el delito de “detentación ilegal de bienes públicos”, incluye tres años de prisión, trabajos forzados en la cárcel, suspensión de derechos y pago por supuestos daños que las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa, periodista, ex líder estudiantil, y miembro fundador del centro PEN Honduras, fue condenando a tres años de prisión, inicialmente por el delito de “usurpación” en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) el 7 de junio de 2017. La sentencia, dictada por un juez y grabada en un audio, no fue transcrita ni entregada en un documento durante tres años, lo que imposibilitó al periodista a ejercer sus derechos, a tener acceso a la justicia y presentar apelaciones o un nuevo juicio.

“Retener la sentencia para evitar que Padilla se defendiera, y durante un tiempo tan largo, demuestra que las autoridades de Honduras están actuando en contra de la justicia y la democracia y para limitar la libertad de nuestro colega Cesario Padilla”, declaró Carles Torner, Director Ejecutivo de PEN Internacional.

PEN Internacional cree que Padilla Figueroa está siendo perseguido por ejercer su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión, plasmado en la Constitución Nacional (Artículos 72-75 y 79), así como en la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Artículos 13 y 15), y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Artículos 19 y 21), del cual Honduras es un país miembro.

El cargo representa una serie de abusos sufridos desde 2014 por su participación en manifestaciones estudiantiles de la UNAH, en las cuales se pedía el fin del proceso de privatización de la Universidad y la democratización de sus órganos directivos. Padilla Figueroa ha afrontado un acoso y vigilancia constante, en conexión a su implicación con las protestas.

ACTÚA– Comparte en Twitter, Facebook y otras redes sociales

Por favor, envía apelaciones a las autoridades hondureñas instándolas a:

  • Revocar la sentencia del miembro de PEN Honduras Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa, el cual PEN Internacional cree que está siendo procesado por ejercer su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión al participar pacíficamente en protestas estudiantiles;
  • Proteger a Padilla Figueroa; acabar con toda vigilancia y castigar a los responsables de estas acciones ilegales.
  • Tomar todas las medidas necesarias para asegurar que los estudiantes de UNAH puedan ejercer su derecho a manifestarse pacíficamente. Como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha afirmado: “el derecho de protestar públicamente es un elemento esencial de la libertad de expresión.”
  • Descriminalizar las protestas estudiantiles y permitir a los estudiantes participar en los órganos con poder de decisión de la UNAH, así como asegurar que los conflictos internos de la institución son solucionados a través del dialogo inclusivo, conforme al Artículo 19 de la PIDCP y el Artículo 13 de la CADH, de la cual Honduras es un país miembro.

Envíe sus llamados a:

Suprema Corte de Justicia
Abogado Rolando Argueta Pérez
Presidente de la Suprema Corte de Justicia
Dirección: Centro Cívico Gubernamental
Boulevard Fuerzas Armadas
Tegucigalpa, Honduras
Teléfono: (504) 2240-6000
Email:presidencia@poderjudicial.gob.hn
Twitter: @rarguetaCSJ

Universidad Nacional Autónoma de Honduras
Rector de la Universidad - UNAH
Dr. Francisco J. Herrera Alvarado
Dirección: Piso 12, Edificio Alma Máter, Centro Universitario, Tegucigalpa, Honduras.
Teléfono. (504) 2166100 and (504) 22167000
Email: rectoria@unah.edu.hn
Twitter: @UNAH_Rectoria

Secretaría de Derechos Humanos (SDH)
Karla Cueva, Secretaria de Derechos Humanos
Dirección: Edificio Le Sage, Colonia Florencia Oeste, Boulevard Suyapa frente a Lama Motors / Volvo. Tegucigalpa M.D.C
Email: karlacueva144@gmail.com
Twitter: @sedhHonduras

Dirección General Sistema de Protección de la SDH
Director abogado Danilo Morales
Email: analisisderiesgodgsp@gmail.com y direccion.proteccion@sedh.gob.hn

Envíen copias a la Embajada de Honduras en su propio país. Encontrarán las direcciones de las embajadas aquí.

También puede llamar a los Ministerios o Secretarías de Relaciones Exteriores o representaciones diplomáticas para plantear el caso de Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa en foros bilaterales y multilaterales.

Informe a PEN Internacional de cualquier acción que tome y de cualquier respuesta que reciba.

También se alienta a los miembros de PEN a compartir información sobre Cesario Padilla y las actividades de campaña a través de las redes sociales.

*** Envíen los llamados de inmediato ***

Publicidad

Se alienta a los miembros de PEN a:

  • Publicar artículos y artículos de opinión en su prensa nacional o local destacando el caso de Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa y la libertad de expresión en Honduras;
  • Comparta información sobre el caso de Padilla a través de las redes sociales.


Por favor, informe a PEN Internacional si usted lleva a cabo alguna acción o si obtiene alguna respuesta.

Antecedentes

Desde 2010, estudiantes, profesores y uniones sindicales se unieron para manifestarse en la UNAH por los planes de privatización de la universidad, la única institución universitaria pública del país. Las protestas se incrementaron a través de los años, para incluir las peticiones para la democratización de los órganos directivos. Las protestas han continuado, hasta antes de la crisis del Covid-19.

En diciembre de 2014, Cesario Alejandro Félix Padilla Figueroa y otros cinco estudiantes de la UNAH fueron suspendidos de manera arbitraria de la universidad después de haber formado parte en varias protestas. Posteriormente fueron readmitidos en la universidad a causa de un amparo de la Sala de lo Constitucional de la Suprema Corte de Justicia de Honduras en febrero de 2015.

Como las protestas continuaron en la institución, Padilla Figueroa y sus colegas fundaron el Comité Pro Defensa de los Derechos Humanos en 2015 para poder documentar los abusos ocurridos como respuesta a las protestas. Posteriormente en ese mismo año, el 17 de julio de 2015, Padilla Figueroa —junto con sus otros compañeros Moisés David Cáceres, Sergio Luis Ulloa y Josué Armando Velásquez— fue acusado de “usurpación” de propiedades de la UNAH, según el Código Penal hondureño vigente al momento de su sentencia, por su participación en la ocupación de un edificio universitario durante una protesta estudiantil, pero con serias irregularidades, entre ellas la infiltración de una agente de la policías de investigación en el movimiento estudiantil por orden de las autoridades universitarias con el objetivo de espiar lo que hacía el movimiento estudiantil para defender sus derechos.

Padilla Figueroa y sus compañeros fueron declarados culpables de “usurpación” el 7 de junio de 2017. Durante una audiencia el 7 de agosto de 2017, la fiscalía presuntamente pidió la aplicación de una sentencia de tres años junto con otras sanciones. Según PEN Honduras, Padilla Figueroa y sus compañeros actualmente se encuentran en un limbo legal mientras esperan una copia escrita de su sentencia – la cual es necesaria para presentar un Recurso de Casación. En este intermedio, él es incapaz de viajar fuera del país o de acceder a las instalaciones universitarias.

Poco después de la sentencia de Padilla Figueroa, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras declaró: “la oficina expresa su grave preocupación referente a la sentencia tomada en relación al crimen de “usurpación”, considerando que en repetidas ocasiones, la oficina ha señalado – de manera pública y en nuestras discusiones con oficiales jurídicos – que el uso de este tipo de crimen en el contexto de la criminalización de protestas sociales presenta serios problemas ante los estándares internacionales de derechos humanos”.

El 13 de junio de 2015, PEN Internacional y PEN Honduras pidieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIADH) intervenir en el caso de Padilla Figueroa y los otros estudiantes. Las “medidas cautelares” pedidas serían obligar al gobierno hondureño proteger los derechos de libertad de expresión, asociación y educación de los estudiantes, y asegurar una investigación por los supuestos abusos de autoridad y abusos de los derechos humanos en la UNAH.

En el intermedio, Padilla Figueroa ha continuado sufriendo acoso y vigilancia. El 15 de agosto de 2015, denunció que había sido seguido por dos hombres desconocidos armados en su barrio, los cuales también habían estado vigilando su casa. Uno de los desconocidos le dejó entender que lo quería herir. Tanto él como PEN Honduras creen que esta vigilancia tiene relación con su actividad como líder estudiantil en el período antes descrito. Actualmente ejerce el periodismo, lo que se suma al riesgo ya señalado pues Honduras es uno de los países con más riesgo para ejercer el periodismo.

En junio de 2016, Padilla Figueroa y otros estudiantes afectados por la criminalización, denunciaron que habían sido sujetos a la vigilancia ilegal de los agentes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), quienes intentaron detener a los estudiantes para que no entraran al campus de la universidad, entre otras ilegalidades. De acuerdo con la denuncia presentada a la Fiscalía el 10 de junio de 2016, interpuesta por los abogados defensores, las acciones de los agentes de ATIC constituyen un abuso de poder ya que los estudiantes no están acusados de ningún crimen que merezca tal vigilancia. El caso no ha sido resuelto porque la Fiscalía ni siquiera ha iniciado investigación y el expediente se encuentra inactivo.

Desde 2015, Padilla Figueroa se encuentra bajo las medidas del Mecanismo de Protección a Defensores de DDHH, periodistas y operadores de justicia, programa gubernamental de protección a periodistas, entre las que se cuentan los patrullajes policiales a su residencia, sin embargo, al menos durante el mes de junio de 2020, Padilla denunció que los agentes policiales responsables de implementar esta medida dejaron de llegar a hacer hace casi un mes, y de acuerdo con su testimonio, recientemente su casa ha sido fotografiada. Cesario Padilla sigue bajo amenaza.

Para más información, por favor comuníquese con Alicia Quiñones, Coordinadora del Programa de las Américas, de PEN Internacional, Tel.+ 44 (0) 20 7405 0338, email: alicia.quinones@pen-international.org