PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

México: agresión contra periodista y autora expone la falta de debida protección

lunes 5 agosto 2019 - 2:09pm

Lydia Cacho, periodista y activista

Londres, 5 de agosto de 2019.- La agresión en contra de la autora, periodista y activista Lydia Cacho Ribeiro el pasado 21 de julio demuestra una vez más el peligro de ser un periodista en México, así como la necesidad urgente de combatir la impunidad, declaran hoy PEN Internacional, PEN Canadá, PEN Escocés, PEN Guadalajara, PEN Inglés, PEN San Miguel de Allende y PEN Sueco.

El 21 de julio de 2019, dos sujetos entraron al domicilio de Cacho en Puerto Morales, Quintana Roo, y robaron equipo de trabajo, material periodístico y mataron a sus perros. De acuerdo con ARTICLE 19, oficina para México y Centroamérica, “Expertos en seguridad, consultados por la periodista después del allanamiento, aseguran que “iban por ella” y que, afortunadamente, no se encontraba en su hogar”. Según la periodista, justo ese fin de semana, el gobierno actual, quien estaba enterado de que ese fin de semana Cacho regresaría a su hogar después de un viaje de trabajo, retiró la protección de su casa, así como su escolta, lo que obligó a la periodista a salir del país para resguardar su vida. Según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha iniciado una investigación.

La impunidad arroja una sombra sobre la libertad de expresión en México. El fracaso por parte del Estado a investigar y procesar crimines en contra de escritores y periodistas alienta a los perpetradores y pone en riesgo a los periodistas. Las autoridades mexicanas deben realizar una investigación pronta y exhaustiva de la agresión en contra de Lydia Cacho y procesar a los culpables”, declaran PEN Internacional y los Centros PEN.

Los ataques a Cacho suceden en el contexto de la búsqueda de justicia de la periodista por la detención arbitraria y maltrato a la que fue sometida en 2005 por agentes de la Policía Judicial de Puebla como consecuencia de la publicación del libro Los demonios del edén, en el cual se exhibe una red de pederastas operando en los estados de Puebla y Quintana Roo.

El 31 de julio de 2018, el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la ONU declaró a México responsable por la violación a los derechos humanos de Cacho, por la tortura a la que fue sujeta y por la falta de debida diligencia en la investigación. Como consecuencia del dictamen del CDH de la ONU, la FEADLE emitió el pasado 11 de abril de 2019 órdenes de aprehensión contra el exgobernador de Puebla Mario Marín Torres, el empresario José Kamel Nacif y el exsubsecretario de Seguridad Pública de Puebla Hugo Adolfo Karam Beltrán, por su probable responsabilidad como autores intelectuales por los hechos de tortura en contra de la periodista.

Después del último ataque, Lydia Cacho publicó una desafiante declaración en un video:

‘Yo, como muchos periodistas, trabajo desde la perspectiva de los derechos humanos, de género, feminista, que integran los derechos de los hombres, mujeres, niñas y niños, y no voy a dejar de hacerlo. Tenemos que pasar de la indignación a la acción. Deben ser detenidos todos los implicados, y no solamente en mi persecución, evidentemente, sino en todos los implicados en la violencia contra los niños, las niñas y mujeres que yo he denunciado, y que están en este momento huyendo de la ley. De eso se trata esto”.

Ha sido blanco de repetidas represalias por sus investigaciones. En el 2009 la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos le otorgó a Cacho medidas cautelares y pidió al gobierno mexicano que tomaran acciones para protegerla en vista del acoso y monitoreo que sufrió por parte de hombres armados. En 2012, Cacho tuvo que huir del país por su seguridad; volvió a México en 2014.

México sigue siendo uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. Tan sólo en 2019, al menos nueve periodistas han sido asesinados en México, según las estadísticas de ARTICLE 19 oficina para México y Centroamérica. En la última semana, tres periodistas fueron asesinados. El caso más reciente es asesinato de Jorge Celestino Ruíz Vázquez reportero de El Gráfico de Xalapa, en el que cubría temas de corrupción y política. De acuerdo con ARTICLE 19, el 99 por ciento de las amenazas a periodistas continúan impunes.

Asimismo, las continuas descalificaciones del mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador y funcionarios a periodistas, columnistas y escritores pone en riesgo la libertad de expresión, de opinión y de información no sólo en los medios tradicionales sino también en las redes sociales.

Las agresiones en contra de Lydia Cacho son también ataques en contra de la libertad de expresión. PEN Internacional y sus Centros exigen al Estado mexicano a fortalecer la libertad de expresión en el país, proteger a sus periodistas y romper el ciclo de la impunidad que rodea los perpetradores de violencia.

Información adicional Lydia Cacho Ribeiro ha ejercido el periodismo desde hace 30 años como editora, conductora, cronista y columnista en radio y televisión, así como en diversos diarios y revistas nacionales e internacionales. Es cofundadora de la Red de Periodistas de México, Centroamérica y el Caribe. Es Embajadora de Buena Voluntad para la Agencia de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen. Autora de los libros Los Demonios del Edén, Muérdele el corazón, Esta boca es mía, Memorias de una Infamia; Con mi hij@ no, Esclavas del poder, En busca de Kayla, Sexo y Amor en tiempos de crisis, entre otros. En 2012, contribuyó a la campaña PEN, Escribe Contra la Impunidad. Ha recibido múltiples premios, entre ellos, el PEN/Oxfam Novib (2007), el 2008 premio UNESCO/ Guillermo Cano, el premio Tucholsky (2008) de PEN Sueca, el One Humanity Award (2009) otorgado por PEN Canadá, el premio PEN Pinter (2010) de PEN Inglés.