PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

Nelson Aguilera, por fin libre

miércoles 23 junio 2021 - 4:15pm

Nelson Aguilera Foto Cortesia

Nelson Aguilera es un prolífico escritor, profesor y miembro de PEN Paraguay. En 2013 fue condenado a 30 meses de prisión por presunto plagio. En febrero de 2021 la demanda ha prescrito y hoy Nelson está libre. PEN Internacional y los Centros PEN de todo el mundo, escritores, abogados y expertos en temas de libertad de expresión, han luchado en su defensa. "Durante todos estos años, nuestra organización se mantuvo firme pidiendo a las autoridades paraguayas que anularan su injusta condena. Hoy celebramos que Nelson pueda volver a escribir y crear en libertad", ha declarado Jennifer Clement, presidenta de PEN International. En el siguiente artículo, Lucina Kathmann, autora y vicepresidenta de PEN International, comparte la historia de Aguilera durante la última década, tras una conversación telefónica con el autor paraguayo.


Por Lucina Kathmann*

Nelson Aguilera vivió más de diez largos años en el limbo. En 2010, se presentó una demanda contra él por supuesto plagio. Todo comenzó cuando escribió y publicó Karumbita: La patriota (Alfaguara, 2010), en el que se narra la independencia de Paraguay a través de las aventuras de una tortuga que viaja a través de los siglos para ser testigo de acontecimientos cruciales en la historia de su país.

La demandante era la escritora paraguaya María Eugenia Garay Zucolillo, a quien Nelson había conocido en lecturas literarias. Ella presentó la demanda el 2 de julio de 2010, alegando que Aguilera había utilizado el recurso del viaje en el tiempo, como hizo en su novela El túnel del tiempo (Ediciones Criterio, 2005) y pidió la pena máxima por el delito de plagio: una condena de cinco años de prisión.

Nelson intentó que sus colegas intervinieran. Varias personas, entre ellas algunos de sus propios familiares, hablaron con Garay. No sirvió de nada. Quería que Nelson fuera encarcelado.

Llegó el juicio. Según Aguilera, se impidió que 40 testigos declararan en su defensa, ya que el juez dictaminó que los testimonios se habían presentado demasiado tarde. Entre ellos se encontraba un reconocido experto legal en plagio contratado por el tribunal para investigar el caso, que dictaminó que Nelson no tenía argumentos para responder o apelar.

(Nelson Aguilera formó parte de la Lista de Casos de PEN Internacional desde 2014. Puede consultar todo el seguimiento hasta 2020 aquí)

A pesar de que varios expertos y escritores independientes consideraron que las similitudes de ambas obras no pueden calificarse de plagio, incluso señalando las diferencias en su estilo, estructura y argumento, y que el concepto de viaje en el tiempo se ha utilizado ampliamente en toda la literatura, Nelson fue declarado culpable y condenado a 30 meses de cárcel el 4 de noviembre de 2013.

(Lee la defensa de Nelson Aguilera en el Día del Escritor Encarcelado en 2014, por parte de los Centros PEN y PEN Internacional)

Nelson apeló la sentencia el 25 de noviembre de 2013, y pidió el apoyo de sus redes y de grupos internacionales como PEN. Una gran cantidad de organizaciones se sumaron al clamor internacional. El caso de Aguilera dio pie al debate en diversos temas, la discusión sobre si una sentencia de prisión por plagio, que es poco frecuente en cualquier país, es alguna vez apropiada en Paraguay. Mantuvieron la presión en la defensa de Nelson. Hicieron de su caso una discusión candente.

(Lee la carta que la escritora argentina Luisa Valenzuela envió a Nelson Aguilera por su caso)

La demandante también recurrió a su apoyo, que incluía, entre otros, a su hermano, ministro de la Corte Suprema de Paraguay.

La condena y la sentencia de Nelson fueron confirmadas en junio de 2014, y su apelación fue llevada a la Corte Suprema. El Tribunal Supremo de Justicia devolvió el caso al Tribunal de Apelación, que dejó que el caso prescribiera al cumplirse su plazo temporal, una solución fácil que se utiliza en muchos países para deshacerse de las demandas infundadas.

El 3 de febrero de 2021, el propio Nelson publicó la noticia de que el caso había prescrito. Es un hombre libre. Ahora (en junio de 2021) tiene incluso su pasaporte de vuelta y sus derechos, que fueron suspendidos durante el caso, han sido restaurados. Nelson y Karumbita, cuyo nombre es la palabra guaraní para una tortuga, siguen adelante.

(El Centro PEN Paraguay ha incluido a Aguilera dentro de sus actividades para una mayor incidencia en su caso)

Puedes escuchar a Nelson hablando sobre su reciente libro Karumbita en cuarentena y la pandemia en un vídeo (en español) disponible en la siguiente página de Facebook.

De la historia de Nelson se desprende que es necesario trabajar para realizar cambios sustanciales en la legislación paraguaya sobre el plagio y otros asuntos relacionados con la libertad de expresión y la libertad artística, pero ahora que está libre, Nelson ya no está interesado en eso. Cree en los niños de Paraguay, la nueva generación que espera que haga las cosas de una manera mejor.

Lea la biografía de Nelson Aguilera.

*Lucina Kathmann es vicepresidenta de PEN International.