PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

PEN habla con la destacada académica y activista ugandesa Stella Nyanzi

jueves 14 diciembre 2017 - 12:00am

Stella Nyanzi

Stella Nyanzi es una destacada académica y activista ugandesa. Fue becaria de investigación en la Universidad de Makerere, donde se especializó en el estudio de la sexualidad en África. Es una activista abierta y una voz líder en el movimiento por los derechos de las mujeres y hace campaña por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales. En 2017 lanzó el Proyecto #Pads4girlsUg, una campaña para recaudar fondos para comprar y distribuir productos sanitarios para las niñas en Uganda. Tiene un seguimiento activo de los medios de comunicación social en Facebook, donde a menudo critica el gobierno ugandés.

En abril de 2017, Stella fue acusada de acoso cibernético y comunicación ofensiva por sus artículos en Facebook en los que criticaba al presidente de Uganda, Yoweri Museveni, en particular uno en el que se refería al presidente como un "par de nalgas". Pasó 33 días detenida antes de ser puesta en libertad bajo fianza el 10 de mayo de 2017. Sigue enfrentando cargos. Desde entonces, su caso se ha prolongado en los tribunales, y las últimas cuatro audiencias se han pospuesto. La Dra. Nyanzi también ha presentado una petición ante el Tribunal Constitucional impugnando la Ley de Tratamiento Mental de la época colonial, en respuesta a la solicitud de la fiscalía de que se investigue su salud mental. La petición aún no ha sido escuchada.

PEN Internacional considera que Nyanzi ha sido acusada por expresar pacíficamente sus opiniones y hace un llamamiento a las autoridades ugandesas para que defiendan la libertad de expresión retirando inmediatamente los cargos contra ella.

Para tomar acción por Stella Nyanzi, consulte la acción RAN anterior de PEN aquí.

PEN Internacional entrevistó a Stella Nyanzi en noviembre de 2017, que puedes leer a continuación.

¿Cuál es la última novedad en su caso?

Solicité al Tribunal Constitucional la constitucionalidad de varias disposiciones de la Ley de Tratamiento Mental (1938) en las que se basa el Estado para solicitar a los tribunales que ordenen mi examen mental involuntario. Aunque esta petición fue presentada el 24 de mayo de 2017, nunca se le ha asignado una fecha de audiencia.

También demandé al gobierno por poner mi nombre en una lista de personas que no pueden volar y por prohibirme viajar a los Países Bajos a principios de este año. Entramos en negociaciones extrajudiciales en las que el gobierno afirmó haber levantado la prohibición. El fin de semana pasado pude viajar fuera de Uganda. Volveré a la mesa de negociaciones para reclamar remedios e indemnizaciones por las pérdidas que sufrí cuando se me prohibió viajar.

Mis abogados han pedido repetidamente al estado que presente a sus testigos para que podamos empezar a interrogarlos sobre sus pruebas, o que desestime los cargos por falta de pruebas. Sin embargo, ha habido muy pocos avances en la vista de la causa penal en la que se me acusa de acoso cibernético y comunicación ofensiva contra el Presidente de Uganda. Mañana por la mañana (24 de noviembre) tengo que comparecer ante el tribunal para otra audiencia. Sin embargo, debido a que los fiscales de Uganda siguen en huelga contra las malas condiciones de trabajo, existe una gran posibilidad de que no haya audiencia. [La audiencia se pospuso hasta el 20 de diciembre debido a la huelga de los magistrados.]

Las tres audiencias anteriores no se llevaron a cabo porque o bien el Magistrado Jefe estaba ausente sin explicación o bien el fiscal estaba participando en la huelga nacional.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria emitió su decisión sobre una petición conjunta que recibió en mi nombre. Determinó que el Estado actuó arbitrariamente en tres casos y se basó en secciones problemáticas de la Ley sobre el uso indebido de ordenadores, que contravienen los derechos humanos internacionales que protegen la libertad de expresión en Internet. Una copia detallada de esta decisión puede consultarse aquí.

Lleva enfrentando cargos desde abril de 2017. ¿Qué impacto tiene esto en usted? ¿Ha afectado a su escritura y a su activismo?

Necesito más tiempo para evaluar cómo este desafío ha afectado a mis escritos y a mi activismo.

¿Está escribiendo algo ahora mismo?

Continúo escribiendo diariamente en Facebook. Algunos de estos cargos fueron la base del fiscal a cargo de mi caso para solicitar al tribunal que cancelara mi libertad bajo fianza porque alegaba que yo estaba violando el principio del sometimiento y actuando en desacato al tribunal. [La decision no fue aceptada] La interacción inmediata con la gente que comenta mis mensajes en Facebook es muy gratificante.

También retomé mis escritos académicos que surgieron de mi investigación académica sobre las minorías sexuales. Algunos de ellos han estado revisando capítulos de libros o artículos en respuesta a los comentarios de los críticos. Parte de esta escritura se ha centrado en el inicio de nuevas piezas de no ficción creativa que surgen del análisis de los datos de investigación que he recopilado.

También he fantaseado con la idea de escribir sobre mi experiencia en la cárcel. Encuentro que mis emociones en torno a las diversas experiencias de estar encerrada en una prisión de máxima seguridad siguen siendo muy crudas y dolorosas. Puede que todavía sea demasiado pronto para escribir sobre la experiencia, aún no he adquirido la distancia necesaria.

¿Qué pueden hacer organizaciones del estilo PEN para apoyar a los escritores en su situación?

En el momento del arresto por formas de expresión escritas, es fundamental que PEN lidere o se una a otros defensores de la libertad de expresión para condenar pública y visiblemente el arresto, la detención, los cargos y la penalización de los autores. Fue maravilloso cuando PEN Sudáfrica se acercó a mis hermanas y al equipo legal para preguntarles cómo podían dar mejor publicidad a mi arresto. Trabajando juntos, elaboraron una petición pidiendo mi liberación inmediata e invitaron a sus miembros a firmarla. La petición se compartió a través de las redes sociales y también se envió al Ministro del Interior de Uganda. Esta petición dio más visibilidad a la cuestión de mi arresto y detención, y contribuyó a la presión ejercida sobre el gobierno para que me liberara y retirara los cargos en mi contra.

Más tarde, los llamamientos a la Acción Urgente que PEN Internacional hizo públicos añadieron gravedad e ímpetu a la presión que se ejerció sobre nuestro gobierno para que me liberara. Se trata de una forma de solidaridad que es importante porque mantiene la cuestión dentro de la imaginación del público, sobre todo cuando el caso está en marcha.

El presidente de PEN Uganda me visitó cuando estaba en prisión. Su visita fue oportuna porque yo estaba luchando con las autoridades de la prisión que pretendían quitarme mis escritos y destrozarlos. Me opuse a esta violación de mi derecho a escribir, incluso cuando estaba en prisión, porque los escritos de otros prisioneros nunca fueron confiscados o destrozados. El hecho de que el presidente de PEN Uganda me visitara en la cárcel me ayudó a construir mi defensa para que mis escritos se quedaran en paz porque apoyaba mis afirmaciones de que escribir era un hábito diario y una pasión, en lugar de una herramienta para recopilar información sobre las prácticas carcelarias. Desearía que PEN Uganda hubiera sido parte de las primeras voces que hablaron en contra de mi arresto.

Se escribió una petición en Internet en favour de mi liberación y fue firmada por un colectivo local de diversos escritores creativos, incluyendo académicos, poetas, novelistas, bloggers, tweeps, artistas de la palabra hablada, letristas, periodistas y editores. Aunque esta petición se originó en Uganda y fue firmada por ugandeses, PEN Uganda no participó en ella. Esto fue muy decepcionante y una oportunidad perdida.

¿Cuál es la situación general de la libertad de expresión en Uganda?

En general, la libertad de expresión en Uganda está bien (incluso muy bien) para aquellos que acatan las normas, elogian al gobierno y al liderazgo del país, así como para aquellos cuya expresión no es política o politizada. Sin embargo, para aquellos de nosotros que criticamos al gobierno y a sus actores, aquellos de nosotros que cuestionamos el status quo, aquellos de nosotros que exponemos las numerosas violaciones cotidianas de los derechos de los ciudadanos, aquellos de nosotros que resistimos y desafiamos al sistema, nuestros espacios para la libertad de expresión se están cerrando rápidamente. Mordazas, censores, intimidación, multas, amenazas, arrestos, palizas, detenciones, redadas, confiscación de materiales, prohibición de nuestras obras, son vicios cada vez mayores que el gobierno usa contra nosotros.

¿Cuál es su mensaje para los miembros de PEN?

Agradezco a los miembros de PEN todo su apoyo y solidaridad durante el tiempo de mi arresto, detención y durante la audiencia de mi caso. Agradezco a todos los que escribieron un correo electrónico al Ministro del Interior o al Ministro de Justicia, pidiendo mi liberación. Aprecio a las personas que participaron en las discusiones en Internet sobre el lugar de los escritores de Facebook como escritores dignos de reconocimiento y protección. Agradezco a quienes me enviaron mensajes de solidaridad y aliento en estos momentos difíciles. Su participación en mis pruebas y tribulaciones le dio a mi caso la visibilidad, la seriedad y el ímpetu que tanto necesitaba.

¿Qué libro está leyendo ahora mismo? “Los Juegos del Hambre”, de Suzanne Collins.

¿Quiénes son sus escritores favoritos? ¿Qué escritores te han influenciado más?

Tengo muchos escritores favoritos porque leo de varios géneros. Me encantan las historias de terror de Stephen King por la forma en que construye el suspense y la tensión. Disfruto con Toni Morrison y Maya Angelou. Las obras de Chinua Achebe, Ngugi Wa' Thiongo y Wole Soyinka no tienen precio. Recientemente, me estoy enamorando de las obras de Ngozi Chimamanda.

¿Qué connexion tienen sus experiencias como mujer y sus experiencias como escritora?

Siempre escribo desde la posición de mi feminidad. Escribo con gran pasión sobre las experiencias cotidianas de violencia contra las mujeres y las personas que no se ajustan a las normas de género, tal vez porque a menudo escribo desde un lugar donde tengo experiencia o estoy familiarizada con el tema. Mi escrito más convincente es cuando escribo emocionalmente para mover a la gente a actuar o repensar una posición en relación con las violaciones que las minorías de género y las minorías sexuales enfrentan a diario. Utilizo mi escritura para decir la verdad y enfrentarme al poder, porque he probado una y otra vez el poder de la escritura.

¿A qué retos crees que se enfrentan los escritores ugandeses? ¿Cómo pueden resolver estos desafíos?

Los escritores ugandeses enfrentan muchos desafíos. No hay un lenguaje que una a todos los escritores ugandeses. Así, como colectivo, escribimos principalmente en inglés. Esto significa que muchos de nosotros experimentamos y vivimos nuestras vidas en nuestros idiomas locales, y sin embargo escribimos sobre la vida en un idioma extranjero. Este desafío puede resolverse desarrollando las habilidades especializadas necesarias para interpretar y traducir experiencias de un idioma a otro.

Hay pocos editores locales que trabajen con los guiones de escritores ugandeses que viven en el país. Por lo tanto, una gran cantidad de trabajo escrito nunca se publica, o bien se publica de forma costosa a través de editores con sede en el extranjero. Algunos escritores ugandeses se han atrevido a entrar en el reino de la autoedición.

El respeto hacia los derechos de autor es limitado (si lo hay). Muchos lectores potenciales y lectores fotocopian libros y piezas, con el fin de evitar el coste de comprar el libro.

Los libros polémicos, críticos o reveladores que se publican pueden ser censurados o prohibidos por el Consejo de Comunicaciones de Uganda o por el Consejo de Medios de Comunicación de Uganda.

¿Qué es lo que más disfruta acerca de escribir?

Me vienen tres cosas a la mente: Me encanta el proceso de escribir algo real de la nada; usando las palabras para dibujar un mundo desde cero. Me encanta la forma en la que la escritura vacía mis pensamientos y sentimientos sobre un tema en un espacio concreto – y me permite ordenar los ingredients en una pieza completa, coherente y cohesive. Disfruto muchísimo la respuesta que recibo de las personas que leen mi escritura – sean cual sean sus respuestas.