PEN International © 2017
Terms & Conditions | Privacy Statement

Internacional: proteger la libertad de expresión durante la crisis del COVID-19

viernes 24 abril 2020 - 4:41pm

Un periodico | Charles Deluvio

Mientras el COVID-19 se extiende rápidamente por todo el planeta, este ha envuelto a la humanidad en una lucha que se ha cobrado ya demasiadas vidas, contra un enemigo que parece escoger sus víctimas indiscriminadamente. ‘PEN International llora la pérdida de vidas y expresa su solidaridad con las familias, seres queridos y amigos’, ha expresado Jennifer Clement, Presidenta de PEN International. Esta añadió que ‘Aunque el virus es despiadadamente arbitrario, estamos preocupados porque algunos grupos que se encuentran más en riesgo que otros, incluyendo aquellos que son el núcleo de nuestro trabajo.’

PEN International aboga por la liberación de escritores que están detenidos en violación de su derecho a la libertad de expresión. El brote del Coronavirus hace que su liberación sea más crítica que nunca, ya que las personas privadas de libertad pueden ser más vulnerables a la enfermedad. En estos tiempos de crisis, ellos están además especialmente en riesgo de violaciones de derechos humanos, incluyendo la negación de cuidados médicos necesarios. PEN International reitera su llamado a todos los gobiernos para que inmediata e incondicionalmente liberen a todos los escritores encarcelados por la legítima expresión de sus ideas.

PEN International también se compromete con la protección de escritores que se enfrentan a un desplazamiento forzado, a consecuencia de su ser perseguidos. Para muchos, el brote de la pandemia ha agudizado la precariedad de su situación. Algunos no tienen cubiertas las necesidades básicas de cobijo y seguridad y están en una situación de riesgo elevado de contagio o de desarrollo de complicaciones serias.

Otros se enfrentan a desafíos en sus países de acogida: en muchos lugares, la discriminación, intolerancia y discurso del odio van en aumento, al intensificarse y extenderse el miedo y la incertidumbre económica, juntamente con el virus. Para otros escritores exiliados, las ausencias de redes familiar del hogar se acentúan aún más.

En su respuesta a esta crisis, algunos gobiernos han recurrido a medidas que minan y restringen indebidamente los derechos humanos, incluyendo el derecho a privacidad, libertad de expresión, información, asociación y reunión; más allá de lo permisible bajo la ley internacional, en un intento de instrumentalizar la situación para sofocar voces disidentes y aplacar el periodismo independiente. Tener una prensa libre, además, es clave para dar una respuesta efectiva a la crisis sanitaria, dado su rol indispensable en el acceso a la información y promoción de la transparencia. Por consiguiente, reconociendo que los desafíos son extraordinarios, PEN International recuerda que, de acuerdo con las obligaciones internacionales de los estados, las restricciones de los derechos humanos impuestas en tiempos de emergencia deben ajustarse a criterios de legalidad, necesidad y proporcionalidad; no deben ser arbitrarios o discriminatorios, y su tiempo debe ser limitado y sujeto a una revisión regular. Durante este tiempo, PEN International sigue comprometido en trabajar para cambiar leyes y políticas que sirvan para progresar en la protección y promoción de los derechos de libertad de expresión e información.

Jennifer Clement ha expresado que: ‘Seguimos creyendo en el poder del discurso libre para informar y transformar la sociedad. En tiempos de distanciamiento físico, la literatura y la narración pueden conectarnos, dando expresión a emociones complejas y ayudando a construir un entendimiento compartido.’


Traducido al espanol por João Correia.