Día del Escritor Encarcelado 2020: Actuemos por Kakwenza Rukirabashaija

Nombre: Kakwenza Rukirabashaija
Ocupación: Novelista y periodista
Situación: En juicio por un caso; bajo investigación por otro
#EscritorEncarcelado #LibertadParaKakwenza

Kakwenza Rukirabashaija es un novelista y periodista ugandés. Es autor de The Greedy Barbarian (El Bárbaro Codicioso), una novela que explora la corrupción a altos niveles en un país de ficción. Su nuevo libro, Banana Republic: Where Writing is Treasonous (República Banananera: Donde Escribir es una Traición), fue publicado recientemente. En este libro, el escritor cuenta su experiencia, incluida la tortura por agentes del Estado, mientras estuvo detenido por siete días en abril de 2020. Estuvo detenido por supuestos cargos relacionados con COVID-19, pero fue interrogado acerca del contenido de su novela. Fue acusado en el tribunal del delito de “realizar un acto que puede propagar la infección de la enfermedad ...”. Después de que el estado no compareciera ante el tribunal para defender el caso, un Tribunal de Magistrados Principal desestimó el caso y absolvió a Rukirabashaija, por no -aparición del denunciante

Fue arrestado nuevamente el 18 de septiembre de 2020 en su hogar en el distrito de Iganga, en el condado de Kigulu, por oficiales de la Jefatura de Inteligencia Militar de Uganda (CMI por sus siglas en inglés). Fue detenido ilegalmente durante tres días, en violación de la ley de Uganda que requiere que las personas arrestadas reciban cargos en una tribunal, en un periodo de 48 horas después de su arresto. El lunes 21 de septiembre de 2020, Rukirabashaija fue liberado bajo fianza, acusado por el cargo de ‘incitación a la violencia y promoción de sectarismo.’ La fianza policial requiere que Rukirabashaija se reporte semanalmente con la policía en la Unidad de Investigaciones Especiales en Kirekase, a 240km de distancia de su hogar, para supuestamente ‘responder a los cargos’ por un periodo indefinido. El escritor ha reportado que tanto él como su familia son constantemente objeto de vigilancia extrajudicial, llevada a cabo por individuos que se cree son agentes de seguridad del Estado.

PEN Internacional condena el arresto ilegal, la detención y el acoso constante a Kakwenza Rukirabashaija y llama a que se retiren todos los cargos levantados contra él de forma inmediata e incondicional.


Actúa

  • Envía una petición a las autoridades de Uganda
  • Díselo a otros: comparte el caso de Kakwenza Rukirabashaija y su trabajo
  • Contribuye con una donación para nuestro Día del Escritor Encarcelado
  • Lee la carta de solidaridad de Yann Martel dirigida a Kakwenza Rukirabashaija

Pide a las autoridades que:

  • Retiren de inmediato y de forma incondicional los injustos cargos contra Kakwenza Rukirabashaija y cesen todos los ataques contra su legítimo derecho a la libertad de expresión;
  • Detengan el abuso del estado de derecho y de los poderes judiciales, acosándolo simplemente por su crítica al régimen en sus escritos y otras formas de expresión pacíficas;
  • Cumplan con las obligaciones regionales e internacionales de Uganda para con los derechos humanos de respetar, proteger y promover la libertad de expresión;
  • Abran una investigación imparcial sobre los reportes de tortura durante su arresto y detención, y hagan que los oficiales policiales o militares culpables rindan cuentas por ello;
  • Retornen de manera inmediata a Kakwenza Rukirabashaija las propiedades que, de manera ilegal, se encuentran en manos de agentes de seguridad del Estado;
  • Garanticen su seguridad personal.

Ejemplo de Tuit:

Retiren los cargos injustos contra Kakwenza Rukirabashaija e investiguen las denuncias de tortura. #EscritorEncarcelado #LibertadParaKakwenza @KagutaMuseveni [o alguna de las otras cuentas de Twitter de los contactos que se muestran a continuación]

Yoweri Kaguta Museveni, Presidente de la República de Uganda

Email: info@statehouse.go.ug

Tel: +256 414 231 900

Twitter: @KagutaMuseveni

Abel Kandiho, Director de la Jefatura de Inteligencia Militar (CMI)

Twitter: @UPDFspokespersn

Martin Okoth Ochola, Inspector General de Policía

Email: info@upf.go.ug

Tel: +256 712 745 013

Twitter: @PoliceUg

William Byaruhanga, Procurador General

Tel: +256 230802/254829

Twitter: @MoJCA_UG

Alentamos a los miembros de PEN a:

  • Publicar notas y artículos de opinión sobre este caso y sobre el estado de la libertad de expresión en Uganda en la prensa nacional y local;
  • Compartir información sobre el acoso dirigido a Kakwenza Rukirabagaisha por el Estado de Uganda, y sobre vuestra campaña por medio de redes sociales; por favor usen los hashtags #EscritorEncarcelado y #LibertadParaKakwenza
  • Organizar eventos públicos, conferencias de prensa y manifestaciones.

Por favor informadnos sobre vuestras acciones y actividades. Esto nos ayuda a monitorear el impacto de nuestra campaña.

Ejemplo de tuit:

En el día del #EscritorEncarcelado únete a @PEN_Int y pide que se retiren los injustos cargos contra el escritor ugandés Kakwenza Rukirabashaija #LibertadParaKakwenza [insertar enlace]

Por favor comparte estas imágenes en Twitter, Facebook o Instagram para difundir el caso de Kakwenza.

Quote-Cards-ESP-Rukirabashaija-IG.jpg#asset:9238


Los escritores encarcelados confían en que PEN abogue por su libertad y desafíe a quienes quieren silenciarlos. Desde el apoyo práctico para los escritores en busca de asilo o en exilio, al uso de nuestras plataformas para la difusión de sus palabras y para ejercer presión en los poderosos, nuestro trabajo solo es posible con tu apoyo.

Button?p=eyJJZCI6IjM1NzM5NmJhLTlmOTQtNGFiMi05MGU4LTg1ZTg5MDBiOTEyNCIsIkNoYXJpdHlJZCI6MjI0MjUyLCJTaXplIjoibCIsIlJlZmVyZW5jZSI6IiIsIlR5cGUiOiJEb25hdGUifQ==


Lee la carta de solidaridad de Yann Martel dirigida a Kakwenza Rukirabashaija

Estimado Kakwenza:

Cuando leí lo que te había ocurrido, lo que sigue ocurriéndote, me sentí consternado. Tu delito ha sido escribir. Poner unas palabras tras otras en una pantalla, solo eso. Y lo que hiciste con las palabras en tu novela, The Greedy Barbarian (El bárbaro codicioso), utilizando las herramientas de la ficción, fue para señalar la intoxicación de corrupción en tu país. No puede haber nada de malo en ello. La corrupción no es buena para nadie, ni siquiera para quienes se benefician de ella. A corto plazo, las cosas les van bien, pero su alma queda envenenada. Y el bienestar a costa de los demás nunca dura. La corrupción corrompe siempre su propia supervivencia y después hay un precio que pagar. ¿Por qué ser corrupto entonces? Una sociedad civil que funcione bien y que respete a todos y cada uno de sus ciudadanos beneficia a todos.

Tú escribes The Greedy Barbarian. ¿Y después qué? El 13 de abril de 2020, te arrestan agentes de la inteligencia militar ugandesa. Por supuesto, tú ya sabes todo esto. Lo escribo porque habrá otros ojos leyendo esta carta y ellos deben saber. O tenemos que recordárselo. Te arrestan, te detienen durante siete días, en violación manifiesta de la ley ugandesa, que exige que un acusado sea encausado ante un tribunal en el plazo de 48 horas tras su detención. Durante esos siete días te interrogan y torturan reiteradamente, provocándote lesiones con las que aún tienes que convivir siete meses más tarde.

Y después, volviste a hacerlo. Escribiste otra novela, The Banana Republic (La república bananera), en la que cuentas tu desgarradora experiencia a manos de esos agentes militares corruptos. El 18 de septiembre de 2020, una vez más te arrestan los mismos agentes de la inteligencia militar ugandesa. Una vez más, te torturan. Después de tres días, te liberan.

Para colmo, la misma gente que te torturó te ha acusado de «incitar a la violencia y promover el sectarismo». ¿Tú crees que son capaces de ver la ironía de esta acusación? Yo no lo creo.

Estimado Kakwenza, eres un hombre valiente cuyas palabras han sido escuchadas. Aquí en Canadá, sabemos lo que las autoridades ugandesas están haciendo contigo. Sabemos, y declaramos aquí, que es del todo inaceptable, una ultrajante violación de los derechos básicos de todo ser humano. Espero que poniendo de manifiesto tu caso ayudemos a sacarte de la oscuridad, que un día en un futuro próximo seas libre y puedas escribir tus novelas de forma segura y tus lectores sean libres de leerlas de forma segura.

Con respeto y admiración
Yann Martel Autor y patrocinador del Centenario de PEN International

Contexto

El 13 de abril de 2020, el escritor y novelista ugandés Kakwenza Rukirabashaija fue arrestado en su hogar por oficiales de la Jefatura de Inteligencia Militar (CMI por sus siglas en inglés). Estuvo detenido por siete días antes de comparecer ante el tribunal e informó a sus abogados que había sido sometido a torturas. Aunque fue acusado de un delito relacionado con la Covid19, tras una publicación en su cuenta de Facebook, su interrogación se centró en su novela The Greedy Barbarian (El Bárbaro Codicioso) que explora temas de corrupción a alto nivel en un país ficticio. PEN Internacional emitió un comunicado el 4 de mayo de 2020 destacando su situación y haciendo un llamamiento a las autoridades ugandesas a retirar lo que parecían ser falsos cargos cuando, en realidad, se estaba atacando a Rukirabashaija por sus escritos. En el último incidente de arresto y detención ilegal, los oficiales a cargo del arresto lo interrogaron sobre su nuevo libro Banana Republic: Where Writing is Treasonous (República Bananera: Donde escribir es una traición), aunque en documentos oficiales a los que PEN tuvo acceso la policía afirma, de manera extraña, que Rukirabashaija es investigado bajo el cargo de “incitación a la violencia y promoción del sectarismo.”

PEN está gravemente preocupado por la seguridad física y el bienestar de Rukirabashaija. Éste ha informado a sus abogados que todavía está en tratamiento por las lesiones que sufrió durante su detención en abril de 2020. Además, los agentes de seguridad del Estado continúan reteniendo su computadora, teléfono celular y banco de almacenamiento de datos, aunque estos no se incluyen como anexos en el caso judicial en su contra.

Libertad de Expresión en Uganda

Uganda ha ratificado la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (ACHPR por sus siglas en inglés) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR por sus siglas en inglés), los cuales garantizan el derecho a la libertad de expresión. La constitución de Uganda también garantiza los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad de expresión. Todos estos compromisos obligan a las autoridades de la República de Uganda a respetar el derecho a la libertad de expresión. Pese a estos compromisos, las autoridades ugandesas tienen una larga historia de incumplimiento y rechazo rotundo a cumplir con los estándares internacionales de derechos humanos del país, con respecto al derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión.

El uso indebido de las agencias de seguridad del Estado y el abuso del estado de derecho para silenciar las voces disidentes está en aumento. No es raro que las voces críticas, en particular las de escritores, periodistas, defensores de derechos humanos, activistas de oposición política, artistas, estudiantes universitarios y académicos, y otras personas que protestan pacíficamente contra las acciones injustas de funcionarios gubernamentales y estatales, sean sometidas a arrestos y detenciones arbitrarias; actos de brutalidad, incluyendo tortura y enjuiciamiento malicioso.

El uso de leyes represivas, en particular la de Gestión del Orden Público de 2013 y la Ley de Uso Indebido de Computadoras de 2011, redactada de manera vaga, son aplicadas con frecuencia por las autoridades para reprimir a los críticos del gobierno de Uganda. Pese a los numerosos llamamientos a las autoridades de Uganda, por parte de grupos de derechos humanos nacionales e internacionales, para derogar secciones de estas leyes que niegan los compromisos y obligaciones internacionales de Uganda en materia de derechos humanos, las autoridades continúan ignorando estos llamamientos.